Nuestro Blog

Conoce nuestros artículos y últimas noticias

  • Sin categoría
  • 21 diciembre, 2020

El mercado de la nube se duplicará a US$ 600 millones al 2023

portada

Si bien las empresas aún tienen muchos servidores en tierra -en más del 80%, sobre todo en el sector
corporativo- se observa un creciente uso de la nube para almacenar información.

En Perú, el consumo de la nube por parte de las empresas crece a una tasa anual de entre 30% y 50%. (Foto: Agencias)

Actualizado el 18/12/2020 a las 05:00
Silvia Pérez
silvia.perez@diariogestion.com.pe

TECNOLOGÍA
Desde hace dos o tres años -antes de la llegada la pandemia del COVID19 al país- las empresas peruanas, entre grandes, medianas y pequeñas,
ya venían migrando información vital hacia la nube (cloud).

Así lo señala a Gestión.pe Alberto Indacochea, CEO de Sapia, firma peruana especializada en estos servicios, al precisar que si bien las empresas aún tienen muchos servidores en tierra -en más del 80% sobre todo en el sector corporativo se observa un creciente uso de la nube para almacenar información.
Según dijo, el consumo de la nube por parte de las empresas en el país crece a una tasa anual de entre 30% y 50%, en tanto la expectativa a los próximos años es que aumente dichas cifras.
Agregó que, según un estudio del sector, el mercado de servicios de la nube en Perú en este año alcanza los US$ 273 millones y se espera que para el 2021 se eleve a US$ 350 millones. Para el año 2023 se proyecta duplicar esta cifra y llegar a los US$ 600 millones.
Así, la pandemia del coronavirus -señala el ejecutivo- lo que ha hecho es acelerar la migración hacia los servicios de la nube debido a que principalmente ofrece mayor movimiento y flexibilidad.
“Todo tipo de empresa está empezando a utilizar la nube para almacenar su información. Si uno ve el sector corporativo, muchos de ellos ya tienen planes de migrar a la nube o ya están parcialmente en la nube. En las medianas empresas se está viendo un cambio más sostenido de ir a la nube, y las
pequeñas ya lo ven como una opción muy viable y muy rápida de usar las capacidades de nube hoy en día”, sostuvo.

Explica que existen tres modelos de servicios Cloud y todas ellas muestran crecimiento. Bajo la pirámide Cloud, el primer modelo es el Software as a Service (SaaS), es decir, es la opción de “Software como servicio” donde el proveedor brinda a los usuarios acceso al software a través de un modelo de
suscripción de pago por uso y/o tiempo. El segundo es Platform as a Service (PaaS), en la que se ofrece una ‘Plataforma como servicio’. Aquí las empresas deben pagar por usar una plataforma en la que
pueden desarrollar aplicaciones (software) en la nube. Finalmente, se encuentra Infrastructure as a Service (IaaS), es decir, se brinda la ‘Infraestructura como servicio’, y en este modelo, las empresas se encargan de la gestión de la infraestructura, teniendo un mayor control en las aplicaciones.
“Hay varios productos que se puede consumir directamente en la nube, eso se paga y se registra como venta. Eso, por ejemplo, es un Software as a Service. Un Software as a Service es Uber. En las Platform as a Service, las empresas en lugar de comprar un servidor, lo construyen en la nube o lo migran a la nube.

Las empresas pequeñas, como las Startup, usan prácticamente solo la nube para
almacenar información”, mencionó.

Las ventajas y la ciberseguridad
Entre las principales ventajas de migrar a la nube figura la mayor modularidad para no comprar grandes proyectos, sino, crecer de a pocos. Según indica Indacochea, cuando se opta por migrar a un servicio de nube se recomienda contratar el servicio por un plazo corto y en la medida que vaya mejorando la tecnología, se puede optar por nuevos servicios. “No es necesario firmar (un contrato) a largo plazo. Con que sea un contrato de un año es suficiente y que sea renovable porque la tecnología cambia mucho en la
misma nube. Entonces, uno puede beneficiarse de esos cambios tecnológicos y no quedarse atado a un contrato de tres años. Es mejor tener un contrato de un año, esperar esas mejoras tecnológicas y evaluar esas mejoras para tener mayor eficiencia y reducir los gastos de nube”, dijo.
De igual manera, indicó que el hecho de almacenar información en la nube hace más ágil el negocio, la información tecnológica es más transparente, se genera una mayor eficiencia y, además, responde a buenas prácticas ejecutadas a nivel mundial.
A modo de ejemplo, señaló que diversas aplicaciones como el CRM (un modelo de administración de clientes en una empresa) o el ERP (sistema de planificación de recursos empresariales) es totalmente viable tenerlos en la nube. “Operarlo en la nube te da flexibilidad”, comenta.
En cuanto a costos, señaló que este varía de acuerdo a las aplicaciones que se usarán en la nube. En detalle, para una empresa mediana, mantener información en la nube tiene un costo que varía entre US$ 2,000 y US$ 5,000, apuntó. Respecto a la seguridad, señaló que el hecho de estar más conectados digitalmente también implica una mayor exposición a más ataques cibernéticos. En esa línea, dijo que hoy lo que existe en la nube es tener backup o respaldo en otros países donde está realmente alojada la data para que cuando se sufra un ataque, se pueda recuperar la información rápidamente.
“Llevar información a la nube no es que sea más inseguro. Así como se considera la seguridad en la compra de equipos tradicionales, también se debe considerar la seguridad en compras digitales. Existen soluciones y solo hay que considerarlas para que no estén expuestos”, concluyó.

Compartir